• El TS volverá a reunirse para decidir sobre el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados el 5 de noviembre

  • Los bancos han mostrado su disconformidad ante la decisión del pasado jueves.

El pasado jueves, el Tribunal Supremo dio el visto bueno a una reforma en torno al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Esta tasa, que afecta entre otras a los textos de las hipotecas, la pagan hasta ahora los solicitantes del préstamo. Sin embargo, el TS decidió que a partir de ahora este gasto -cuya media ronda los 2.000 euros por documento- correría a cargo del prestamista, es decir, los bancos.

La enésima revisión

Pero tras el revuelo generado por la decisión, el TS ha decidido volver a reunirse para tratar una vez más el tema del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Este lunes, el presidente del Alto Tribunal, Carlos Lesmes, se ha reunido con los seis jueces de la sala de lo Contencioso-Administrativo que fallaron a favor de los clientes -uno de ellos votó en contra.

Personas firmando papeles.

Esta junta ha sido de carácter interno, que buscaba analizar la situación creada y resolver la división de opiniones dentro de la propia institución. Tras esta asamblea, el presidente de dicha sala, Luis María Díez Picazo, ha convocado un pleno para el 5 noviembre, para zanjar la cuestión, que se lleva debatiendo desde febrero.

El descontento de la banca

La decisión de revisar la sentencia sobre el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados se debe a la caída que la Bolsa sufrió tras conocerse el fallo. Además, los bancos mostraron su descontento ante tal decisión. Aunque no es de extrañar porque se calcula que el sector se juega unos 6.000 millones de euros si la sentencia es de carácter retroactivo. Las entidades más afectadas serían CaixaBank, BBVA, Bankia y Santander.

Pero no todo son buenas noticias para los clientes. Para compensar este gasto extra, los bancos podrían decidir subir las comisiones o los tipos de interés del préstamo. Como consecuencia inmediata, la marcha atrás del TS ha provocado que la banca retire la información sobre las hipotecas de sus plataformas, dejando a los clientes a ciegas. Muchas también han aducido “fallos técnicos” para bloquear las solicitudes online. Asimismo, se han dado aplazamientos de las firmas inminentes en las notarías.

Reclamar, ¿sí o no?

Desde el Consejo General del Notariado, se aconseja que se siga con la firma de hipotecas con normalidad, pero dejando constancia de que no se sabe quién deberá abonar la tasa. Las asociaciones de consumidores, por otra parte, recomiendan solicitar ya las indemnizaciones de hipotecas ya cerradas. Así, si el TS reafirma su decisión sobre el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados , evitarán el colapso del sistema de reclamaciones.

Mano con llaves de casa.

En principio, si la sentencia es retroactiva, podrían reclamar los firmantes de un préstamo solicitado en los últimos cuatro años. Especialmente, si firmaron en los meses de septiembre y octubre de 2014, fechas para las que pronto prescribirá el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

La reclamación a Hacienda debe acompañarse de una copia del impreso de autoliquidación de la citada tasa. También debe presentarse un escrito en el que se solicita la devolución de ingresos. En él es necesario hacer alusión a nueva la sentencia del TS. Ésta es la nº 1505/2018 de la Sección 2ª de la Sala de lo Contencioso-Administrativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *